El Observatorio del Sistema de Justicia Penal pretende medir la calidad, eficacia y eficiencia del sistema de justicia, como un servicio público que protege y garantiza los derechos de los ciudadanos de manera efectiva.

Uno de los componentes esenciales para evaluar el desempeño del sistema de justicia es el respeto al debido proceso legal. En este sentido, el artículo 8 de la Convención Americana de Derechos Humanos y 14 del Pacto Internacional de derechos civiles y políticos consagran los elementos esenciales que deben ser analizados para verificar si el sistema de justicia está cumpliendo con los estándares del debido proceso legal:

  • El acceso a los tribunales
  • El derecho a ser juzgado en un plazo razonable
  • La legalidad de las decisiones
  • El respeto a los derechos de los sindicados y víctimas
  • El cumplimiento de las resoluciones judiciales

Derivado de estos derechos, resulta claro que los Estados signatarios de CADH están obligados a redoblar sus esfuerzos por lograr disminuir la duración de los juicios, alcanzar un mayor número de casos resueltos e impedir la mora judicial. Específicamente, se requiere evitar la acumulación de casos de un año para otro, lo cual podría llevar en un momento determinado al colapso de un sistema judicial.

Las demoras en el cumplimiento de los plazos procesales pueden generar además violaciones graves a los derechos humanos, especialmente, el derecho a ser juzgado en un plazo razonable. La demora judicial provoca otros graves perjuicios como la pérdida de evidencia, propicia la frustración y desinterés de la víctima y testigos e incluso desmotiva la colaboración de los ciudadanos con la justicia, todos estos elementos combinados, en última instancia, pueden convertirse en factores de impunidad.

Los tomadores de decisiones del Organismo Judicial deben de contar con sistemas efectivos de control que permitan poder monitorear con precisión el funcionamiento de los tribunales y otros actores de la cadena de justicia. Como ha señalado la Unión Europea: el funcionamiento de la actividad judicial debe ser medido y evaluado a través de sistemas regulares de monitoreo permanente.

 

Objetivos Etratégicos del Observatorio 

  

 Metodología para el Debido Proceso

En el presente caso, el observatorio de la justicia penal pretende medir el funcionamiento del sistema de justicia desde una perspectiva de monitoreo permanente, que pueda dar seguimiento a las actividades cotidianas de los tribunales. Asimismo, la información pertinente permitirá evaluar, aunque sea solo de manera tangencial, el funcionamiento de los otros actores de la cadena de justicia (desempeño de fiscales, defensores, policías, guardias penitenciarios).

Este sistema permitirá obtener una serie de indicadores de desempeño, capaces de ser utilizados para medir la calidad y eficiencia de los órganos jurisdiccionales. La visión es que el sistema de indicadores posibilite evaluar el desempeño judicial, así como lograr una mejor calidad en las decisiones estratégicas de planificación, tales como dónde asignar más recursos, reubicar o cerrar juzgados o desarrollar procesos de mejora institucional, o cambios normativos.

En síntesis el observatorio reviste una importancia estratégica para la planificación del desarrollo institucional del Organismo Judicial. Por lo tanto, para lograr este objetivo se deben adoptar mecanismos de evaluación de desempeño y de actividad judicial.